RSS

La que se avecina


Arriesgándome a sonar como una Mrs Scrooge cualquiera, tengo que decir que no me gusta la Navidad. Pero nada, nada. Bueno, como mucho me gustan los adornos azules. Y las vacaciones. Pero eso es todo. El follón que se monta, la actitud de la gente, el frío que hace, la subida de los precios, la cursilería del ambiente, la televisión más insoportable que de costumbre, las obligaciones implícitas. Lo peor es que cada año se adelantan los preparativos, haciendo que esta época resulte interminable.
Además, está feo decir que no te gusta la Navidad. Te miran como si fueses la reencarnación del anticristo. Y eso que es la época en la que hay que ser tolerantes... En seguida atacan con el tema de que la gente está contenta (mentira) y que es la excusa perfecta para que la familia se reúna. Creo que serán pocos los hogares en los que una entrañable reunión navideña no acabe con una trifulca familiar. También es un poco triste que tengamos que buscar excusas como la Nochebuena para vernos.
Hay quien argumenta que a los niños les hace ilusión la Navidad. Quizás a los pequeños sí, porque a esos todavía se les puede engatusar, pero a los que son un poco mayores lo que les hace ilusión es saber que van a caer regalos.
Por suerte en mi casa tampoco se piensa mucho de estas fechas; ni siquiera nos hacemos regalos, porque nunca hemos sentido esa necesidad. Como la historia siempre ha sido así, tampoco los echo de menos. De niños a mi hermano y a mí nos hacían regalos navideños otros familiares y ahora, de mayores, mis padres nos suelen dar dinero por si queremos comprarnos algo y ahí suele quedar la cosa.
¿Mi día favorito en esta época? el 7 de enero.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 mensajitos al respecto: