RSS

La recaída


Tras un tiempo de relativa calma chicha mental, hoy he hecho algo bastante estúpido a sabiendas de que iba a hacerme daño. ¿Por qué actuamos así en el momento más inesperado e inoportuno? Como si no tuviésemos bastante con los reveses que nos llegan por cuenta ajena.
Fumamos un cigarro cuando hemos llevamos un tiempo record sin una calada, llamamos a nuestro ex aunque hayamos jurado no hacerlo (porque no hemos superado la ruptura), compramos eso tan caro (y que no necesitamos) a pesar de estar en números rojos, nos torturamos con recuerdos dolorosos escuchando esa canción o pasando por aquel sitio especial… Hacernos daño conscientemente supone una falta de respeto hacia nosotros mismos, pero lo hacemos de todos modos. La tentación es más fuerte que nuestra voluntad. Pero se supone que nos dejamos caer en las tentaciones que nos van a aportar algo positivo... ¿o no? ¿Qué nos empuja a hacer cosas que sabemos que nos van a perjudicar? No estoy segura. Pensaba que podía deberse a una falta de personalidad, pero hasta las personas más íntegras tienen sus momentos de debilidad. Yo he hecho lo que no debía, y ahora tendré que volver a andar lo desandado. Hoy estoy bastante decepcionada conmigo misma, ¡lo estaba haciendo tan bien…! ¿por qué, por qué, por qué? Pues nada, mañana me perdonaré.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 mensajitos al respecto: