RSS

Frío, frío

Los emails de JL que recibo últimamente, no sólo han disminuido en cantidad, sino también en contenido. Ahora la media se sitúa en las 3 líneas, lo justo para saludarme, decirme que está muy liado, esperar que yo esté bien y despedirse. A veces juraría que copia y pega los mensajes de una vez para otra. Hay días en los que tengo asumida esta nueva stuación, pero otros - como hoy por ejemplo - me apetece quejarme. A él ya no le voy a decir nada, primero porque tiene derecho a hacer lo que le parezca, y segundo, porque me va a contestar lo de otras veces. Pero aunque no me queje a él, quiero protestar. Como soy una malpensada con una imaginación desbordante, hoy vuelvo a tener la sensación de que está dejando que nuestra amistad se vaya apagando poco a poco, como quien no quiere la cosa. ¿Por qué será que mi intuición me dice que se está cansando de mantener el contacto conmigo? A veces pienso que me envía los correos a propósito, justo cuando está más ocupado con el trabajo, para no tener que explayarse. Sin embargo según me cuenta, dedica casi todas las tardes-noches a salir y divertirse con sus amigos, y pasa muchos domingos enteros vegetando en casa.
Hace unos meses, cuando nuestra relación comenzó a templarse, hablé con él y y me dijo que continuaba queriéndome igual, que seguía siendo muy especial para él, solo que estaba muy ocupado. Pero yo creo que cuando una persona te sigue apreciando de la misma manera, se percibe, aunque sus mensajes sean de 3 frases. En nuestro caso he notado un cambio significativo en el contenido tanto de sus correos como de las escasísimas llamadas de teléfono (a excepción de la última que tuvimos hace unos días).

Ya que no se lo digo a él, prefiero quejarme aquí, porque quizás así termine aceptando nuestra nueva situación. Es probable que yo esté siendo egoísta al pedirle más atención, y es probable que él no esté siendo del todo sincero al prometerme que nuestra amistad no ha cambiado.

En un ramalazo de inmadurez se me ha pasado por la mente la idea de intentar darle celos, pero es una ocurrencia completamente absurda (y un poco de patio de colegio, dicho sea de paso). Para empezar, con la vida tan sosa que llevo ahora, necesitaría inventarme una historia, y eso no sólo no me llevaría a ninguna parte, sino que sería agotador tener que mantener una mentira consistente para no ser descubierta. Descartado. La otra posibilidad que he barajado es la de adoptar esa actitud que suele funcionar con mucha gente: ignorarlo :-) Y la tercera opción es continuar como hasta ahora, sufriendo en silencio como los del anuncio de marras.

En fin, que no tengo muy claro cómo afrontar la situación. Sería un buen dilema para consultar con la almohada, pero vaya por Dios, no uso.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

3 mensajitos al respecto:

Dreams dijo...

Bueno... pues lo consultas con las sábanas... La verdad es que lo que realmente te diría es que no pienses tanto y dejes que el tiempo te de o no la razón... con pensar no se soluciona nada, y trae muchos dolores de cabeza. Un saludo!

sauriksr dijo...

Ya que no usas almohada, se acepta Sandra como objeto en cuestión.

Cuéntale a él tus preocupaciones. Guardándotelas no ganarás ni solucionarás nada. Si no las expresas por el miedo a su reacción, deshazte de esa idea. Lo que él piense será lo mismo, sólo que ahora, si pregutas, tú lo sabrás también. Si lo que piensa es malo, mejor desengañarse a tiempo, que vivir en una mentira. ¿Y a que tú no quieres la mentira?


Ya he puesto la queja al McDonalds, por hacer mala propaganda de los pepinillos.


¿Te vendrás a la manifestación?

Pampanitos Verdes dijo...

dreams: esa es una opción ideal, aunque todavía no he conseguido encontrarme el interruptor de apagar los pensamientos. Pero sí, intentaré distraerme con otras cosas para intentar dejar de preocuparme por historias de este tipo.

sauriksr: como ya hablé en dos ocasiones con él de este mismo tema, me da un poquillo de apuro volver a la carga. Pero no lo descarto.
¿Que si voy a ir a la manifestación? Vamos, estoy ultimando la pancarta, no te digo más: "LOS PEPINILLOS TAMBIÉN TENEMOS SENTIMIENTOS" :-)

¡Saludos a las dos!