RSS

Un cuentito

Érase una vez una chica que era una creída:

creía que tenía cosas pero en realidad le faltaban
creía que le faltaban cosas pero en realidad las tenía
creía que era querida pero en realidad era despreciada
creía que era despreciada pero en realidad era querida
creía que sabía cosas pero en realidad las ignoraba
creía que ignoraba cosas pero en realidad las sabía
creía que podía hacer cosas pero en realidad se lo impedían
creía que le impedían hacer cosas pero en realidad las podía hacer
creía que estaba sola pero en realidad había alguien
creía que había alguien pero en realidad estaba sola

Acabó no creyendo en nada.
Y colorín, colorado, este cuento se ha acabado.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

3 mensajitos al respecto:

Tincho... dijo...

Hola! estaba dondo vueltas x blogs conocidos, y llegué aca...

Nice post! La pregunta es: ¿cuánto de vos hay en esa creída?, ¿en qué dejaste de creer?

Nos vemos...

finnegan dijo...

yo soy de los que piensa que en algo hay que creer. e imagino que en el fondo, tú también...

Pampanitos Verdes dijo...

tincho: ¡Hola, bienvenido! Gracias por leerme y también por añadirme en Flickr ;-)
Para bien y para mal, hay mucho de mí en esa creída.
Cada día dejo de creer en algo diferente.

finn: Yo creo en cosas, porque es inevitable, inherente a la naturaleza humana. Pero casi cada día me voy llevando un desengaño.
Los desengaños no tienen por qué ser siempre negativos, igual que las sorpresas no tienen por qué ser siempre positivas.

Saludines a los dos.