RSS

Lastre


Si pudiese elegir, mi blog estaría lleno de entradas llenas de humor y tonterías varias, porque en realidad y aunque a veces aparente lo contrario, reírme es lo que más me gusta en el mundo. Bueno, corrijo: reírme es una de las cosas que más me gustan en el mundo. Pero resulta que no, que no puedo elegir que lo que quiero dejar aquí sean posts en clave de humor exclusivamente, porque a veces siento que si no escribo lo que escribo, reviento. Necesito incluir algunas cosas menos positivas para tenerlas ahí, y también por si dentro de un tiempo me animo y me releo. Por ahora dudo mucho que esto suceda en un futuro inmediato, porque a pesar de llevar literalmente media vida anotando sobre el papel pensamientos, ideas e historias que me pasaban o que se me pasaban por la cabeza, siempre he terminado destruyendo lo escrito, soy reticente a volver sobre ello. No sé si hay una explicación para eso, probablemente sí.
Hoy es el cumpleaños de JR. Sí... es su cumple y tengo una sensación muy rara. Quizás le felicite más tarde, ya veré. Cumple 40, que es una edad especial, y ese es el motivo principal por el que estoy considerando felicitarle. No voy a llamarle, porque no sé qué efecto tendrá en mí oír su voz después de varios meses y no quiero arriesgarme a volver a montar el dramón padre en mi cabeza en cuanto cuelgue, pero puede que le envíe un mensaje, o un email. Tengo varias horas para decidir qué haré.

Este post de Paper me ha dejado dándole vueltas a muchas cosas. Supongo que JR es un ex si, como puntualiza Paper, incluimos en el saco a exnovios/ mequedécolgadoaunquenotuvimosnada/ meencantabacuandomearrimabalacebolletaenladisco y yo me permito añadir: tuvimosalgobreveperomequedécolgada y notuvimosnadaperoestuvimosapuntito. JR entra en la categoría de tuvimosalgobreveperomequedécolgada, que para mí ha resultado ser la más peligrosa de todas y sé muy bien por qué. Cuando empieza una relación, solemos hacer gala de nuestro lado bueno, y una historia intensa que se acaba rápidamente normalmente no ha dado pie para mostrar y ver lo negativo de cada uno. Por eso, la parte dejada suele quedarse a cuadros cuando la relación termina inesperadamente. Pues bien, cada vez que tengo una breve historia con alguien y es él quien no quiere que continúe, me quedo con una sensación de frustración, vacío y culpabilidad por no haber sido lo suficientemente buena para él. También me quedo con algo mucho peor: los buenos momentos. Para alguien como yo, que suelo idealizar a la gente que me gusta o que simplemente me cae bien, recordar lo mejor de una intensa mini-historia es terrible, porque siempre me mortifico pensando, totalmente convencida, en lo estupendo que era todo y que podía haber seguido siendo ...si él hubiese querido. Hoy y ahora, JR ocupa esos pensamientos - aunque cada vez con menor intensidad, como las borrascas :-) . Pero hay otro ex, dentro de esa misma categoría, a quien llevo en mi corazón en modo stand by desde hace mucho tiempo. Mi droga dura namber guan, que ha estado ahí, hibernando en mi sistema. Alguien a quien tuve la mala suerte de conocer cuando era una cría impresionable que no sabía por dónde me soplaba el viento. Mantenerlo en punto muerto fue todo un logro que conseguí, sobre todo gracias una distancia física de miles de kilómetros que decidí poner un buen día. Hace años que no he vuelto a verle y a pesar de ello, cuando me acuerdo de él, continúa idealizado en mi cabeza. Últimamente, si me entran ataques de nostalgia, también aparece él; hacía años que no me pasaba y me da miedo. Quiero terminar con ello pero aún no he averiguado cómo hacerlo.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 mensajitos al respecto: