RSS

Una detrás de otra

Sábado noche. Con unas copas de más y alguna esperanza menos, converso animadamente en la barra con el novio de una conocida mientras ella me lanza miradas asesinas desde el grupo de al lado. Que no te engañen nuestras sonrisas, querida. Él está siendo amable, y yo le río las gracias por efecto del alcohol. Además, ni siquiera me atrae. Pero es un chaval majo; menos mal. Hay mucha diferencia entre reírle las gracias a un tío agradable y hacer lo mismo con el plasta de turno hasta que aparezca un salvavidas... o hasta que la embriaguez haga desaparecer cualquier atisbo de mi buena educación y deje a mi interlocutor con la palabra en la boca. Hace un rato que descubrimos una pasión común por lo nipón (¡sí!) y el tema nos tiene entretenidos lo que a su chica y a los amigos de su chica - que también son más o menos los míos - les debe parecer una eternidad, porque al final ella termina por meterse bruscamente entre los dos y cruzar con él algunas palabras mágicas que hacen que el chaval se vaya al servicio como una ovejita, sin ni siquiera excusarse. Mientras observo los hielos de mi copa flotando bajo el limón, pienso que para algunos, soy una zorra. Pues vale, lo que tú digas. Cuando estoy sobria casi me da igual, cuando estoy ebria casi me jode. Vibra mi móvil dentro de mi bolso. Un mensaje. Si está en español y me lo envía a estas horas, solo puede ser de JR, mi droga dura. Efectivamente. Me cuenta un chiste de la Pantoja, me saluda y me suelta un piropo. Me quedo helada. Más bien, congelada, como si alguien hubiese pulsado pause. Cuando reacciono, no sé si apurar mi copa para emborracharme más deprisa o si dejar a todos y salir corriendo. Pero corriendo a dónde y para qué? ¿A casa a llorar? Es tentador, pero no. Opto por continuar como si nada. Bueno, como si nada, no. Con un nudo en el estómago para el resto de la noche. ¿Por qué me haces esto? Si las cosas continúan igual ¿por qué no me dejas en paz? "Porque eres muy especial para mí, eres como mi alma gemela y no puedo dejarte", me contestó un día, como me ha contestado todas las veces que le he pedido que se aleje y que me deje alejarme. Escribo una respuesta que no envío. Al día siguiente, y al siguiente, escribo correos que se quedan en el borrador, donde te has quedado tú. Puta mierda de adicción. Encima cumples 40 en unos días.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

9 mensajitos al respecto:

la eterna buscadora dijo...

Por lo menos tienes claro dónde está situado JR, y qué es lo que (no) quieres de él.
Por lo menos seguiste de marcha y no te fuiste a tu casa a llorisquear.
Por lo menos sigues viviendo tu vida.
Sigue así, como dirían en Educacion Primaria, PA (progresas adecuadamente).
BEsos

Caos dijo...

Estoy con la eterna buscadora, por lo menos sigues viviendo tu vida, que no es poco.
Bss

la eterna buscadora dijo...

Gracias por la parte que me toca
;-)

Anónimo dijo...

jo, no puedo dejar comentarios. en fin, sólo quería decir que hay drogas de las que uno no se desengancha... pero que después de tanto tiempo, acaba manteniendo a raya, no crees?

un besote de tu finn, campeona.

Ayla dijo...

Yo creo q haces muy bien en no contestarle. Es q quizá la única forma de poder desengancharte poco a poco.
Besotes

Pampanitos Verdes dijo...

Os decía en un comentario que se me acaba de borrar :-( que estoy de acuerdo con los 4, pero que me sigue costando mucho desengancharme y continuar con mi vida, sobre todo porque cuando creo que ya lo tengo superado, JR reaparece para recordarme lo que no tengo.
También decía que a veces me odio por dejarme influenciar tanto por una persona, y que lo mío es una cuestión de autoestima. Hasta que no lo solucione, me va a tocar pasarlo mal por él, y si no es por él, será por el siguiente. Grrr!!!
Si alguien sabe de la existencia de pildorillas para la autoestima, que levante el ratón :-).

Besos a tod@s

Anónimo dijo...

no hay pastillitas para eso, lo que hay es voluntad y fuerza para seguir adelante q es lo q estás haciendo, no? de esa manera cada vez q vuelva, joderá un poquito menos, ánimo

Paperboat dijo...

Adicciones. Perdiciones. No hay salida, hasta que la encuentras. Y algún día la encontrarás y esos mensajes significarán mucho menos. Y qué malas son las inseguridades, por la chica esta digo. Y que difícil es el mundo. Y qué complicadas las personas. Y qué me apasiona mirar la vida pasar y descubrir que, en realidad, nos parecemos todos tanto...

Preciosa canción la del anterior post. Navega entre tus recuerdos, pero no olvides seguir adelante con el barco y sin hundirte. Si yo que soy de papel no me caigo... tú podrás hacerlo.

Adoro leerte. Besos.

Pampanitos Verdes dijo...

Gracias a los dos, y gracias especialmente por ese último cumplido, paper, viniendo de alguien que escribe tan bien y de manera tan amena como tú.

Muás!