RSS

El Amigo

En prácticamente todas las historias - sobre todo platónicas - que forman parte del presente y del pasado sentimental de mucha gente entre la que me incluyo, hay un factor común que hasta ahora me había pasado completamente desapercibido: el Amigo. Ese niño/chico/hombre que impepinablemente acompañaba al objeto de nuestro deseo y cuya sola presencia anunciaba que ÉL se encontraba en las inmediaciones. Hacía que nuestros sentidos se agudizasen preparándonos para recrearnos con la espectacular entrada en escena de ÉL. "ÉL tiene que haber venido, porque acabo de ver al Amigo..." Si por casualidad ÉL no aparecía, nos desconcertaba de tal manera que nos temíamos lo peor: que estuviese enfermo, que lo hubiesen raptado, y la peor de las posibilidades: que se hubiese echado novia (¡¡HORROR!!)
Nos las ingeniábamos para averiguar el nombre de ÉL, pero el Amigo se quedaba en el anonimato, del que sólo salía si teníamos la suerte de llegar a conocer a ÉL. El Amigo era una sombra, no llegaba ni a la suela del zapato de ÉL. Su presencia incluso contribuía a que ÉL fuese más alto, más guapo, más listo, más interesante. Juntos, eran como el Patito Feo y el Cisne, como los hermanos Calatrava, como Batman y Robin.
Y cuando una de nuestras amigas decía: "pues a mí me gusta más el Amigo", la mirábamos horrorizadas preguntándonos cómo le podía gustar alguien tan... corriente, teniendo al lado a semejante portento de la naturaleza. Pero por otra parte, veíamos en ella no sólo a una rival menos, sino a una aliada con la que confraternizar para llegar hasta ÉL. Ya nos imaginábamos a los cuatro saliendo juntos y siendo inseparables forever and ever.
Ahora que reparo en el papel secundario del Amigo, me pregunto algunas cosas: cuántos de esos Amigos despreciados merecerían más la pena que ÉL, cuántas veces habré sido yo la Amiga de alguna ELLA, y cuántas veces habré sido ELLA. Mira, esta última sí que es una pregunta interesante.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

3 mensajitos al respecto:

Otratazadecafe dijo...

Yo siempre he sido de las que prefieren al amigo :P

finnegan dijo...

yo también he sido siempre de los raros que preferían al amigo... más que nada porque había más posibilidades de levantarse al amigo que al chulazo.

si te sirve de algo que lo diga, si me gustaran las tetas, tú podrías ser ELLA para mí. aunque como no me van, prefiero que seas la amiga, jejejeje...

un beso.

Pampanitos Verdes dijo...

Tacilla : ...y seguro que te ha ido mejor que a las que nos emperrábamos por el otro :-)

Finn : Creo que he dado la impresión de que "ÉL" se refiere a un pedazo de maromo. No tiene por qué ser siempre así, pero al lado del insignificante Amigo, "ÉL" nos parecía lo más de lo más.
Por cierto: hay que ver la de cosas en común que tenemos tú y yo y que se van descubriendo poco a poco. Qué peligro, qué peligro, peque: ¡¡¡a mí tampoco me gustan las tetas!!!

(^_^)

xxx