RSS

Llena de pájaros


Hoy estaba pensando en la cantidad de gente de mi edad y más jóvenes que, aunque por dferentes circunstancias no se dediquen a ello, saben o tienen una idea bastante clara de lo que quieren profesionalmente hablando. A mis treinta y ejem... pocos, tengo a mis espaldas una carrera sin terminar por falta de vocación y ganas, y una serie de trabajos para los que realmente no estaba hecha, incluyendo el actual. Si me preguntan que qué me gustaría hacer para ganarme la vida, realmente no sabría qué responder. Es trágico, pero por lo menos ahora ya no lo vivo como algo crucial en mi vida... lo que quizás lo convierta en algo doblemente trágico; pero bueno, qué le vamos a hacer.

Hoy me preguntaba si el origen de mi falta de objetivos/ vocación/ proyectos de futuro se remontará a mis últimos años de adolescencia y primeros de juventud, cuando la gente a mi alrededor empezaba a centrarse y yo aún tenía la cabeza llena de pájaros. Entre los 18 y los 25 años he querido ser maestra de escuela en un país tercermundista, peluquera, auxiliar de veterinario, soldado de Caballería, reportera de revista musical, piloto comercial... Pero no tengo vocación de maestra, no me atrevo a meterme con el pelo ajeno, no soporto ver sangre ni roturas, en su día no daba la talla mínima para ingresar en el Ejército, no tengo interés en estudiar Periodismo, y no me he podido permitir costearme la carrera de piloto.

Me parece que en realidad nunca estuve predestinada a ejercer ninguna de esas profesiones. Puede que si no quiero empezar a obsesionarme de nuevo con mi futuro laboral, tenga que conformarme con lo que venga, me guste o no. O a lo mejor todavía no he descubierto mi verdadera vocación y puede que un día me suceda algo que me enseñe el camino.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

3 mensajitos al respecto:

Orleans dijo...

No te angusties por ello.Creo que a la mayoría de mortales nos pasa,pero pocos son los que se atreven a reconocerlo.
Trabajos para sobrevivir hay millones,trabajos para disfrutar...¿existen?
Me molaría ser compositora de bandas sonoras,pianista,cantante,guia turística...yo que sé..todo tan utópico...pero yo sigo viajando por internet,y pegando mis dedos al piano día tras día...sin desfallecer.

la eterna buscadora dijo...

Yo en ese sentido he tenido suerte. Sólo quise ser tres cosas: abogada, maestra y soldado en el Ejército. La primera la elimine por las horas de estudio que necesita, y la última porque ni mi físico sería demasiado apto, y soy una cagueta. Y todo eso coincidió con que sentía la necesidad de ser profe... Y espero no haberme equivocado, y espero tambien poder disfrutar de mi profesión, pero es cierto lo que dice Orleans, hay mucha gente que no sabe qué quiere o qué es lo suyo... No hace falta alarmarse.
Besos felices!!

Soltero con Hijos dijo...

Lo de la vocación siempre me dio un tufo medio-religioso que me tira para atrás. ¿Vocación y monja no son algo parecido? Prefiero ir cambiando de vocación. Es más divertido. ¿Los tíos de la vocación nunca se hartarán de la vocación?