RSS

Lástima que terminó el festival de hoy...

He vuelto de mis cortísimas vacaciones en Alicante, que no me han sabido a casi ná. Me temo que no tengo grandes peripecias que contar, sobre todo porque mi intención era la de ir a hacer lo mínimo posible. Si hubiesen sido más días habría aprovechado para conocer el sitio y para hartarme de caminar por la ciudad. Pero no. He pasado casi una semana reposando física y mentalmente en la playa, y haciendo terracing en el apartamento y en los bares. Hay que saber montárselo bien para volver a casa con dos kilos más - y no hablo ni de dinero ni de equipaje de mano :-)

Tampoco he visto la tele ni he leído la prensa hasta ayer, y cada vez estoy más convencida de que - casi siempre - vivir en la ignorancia beneficia seriamente la salud y debería mantenerse al alcance de todos.

Así que paso a enumerar la interesante lista de las cosas emocionantes que me han pasado estos días:

En el viaje de ida, en cuanto me acerqué a mi asiento en el minúsculo avión regional, ví con inmensa alegría que tenía como compañero al pedazo de italiano que había visto al facturar la maleta. Así que le dije sonriente: "mi sitio es el de la ventanilla". Y al dirigirme hacia mi asiento, mientras disfrutaba secretamente frotándome contra sus rodillas al pasar, me dí un buen coscorrón en toda la cabeza con el techo, que se oyó en todo el avión (he mencionado que era minúsculo, verdad? Pues eso). Y el muy... ni siquiera me preguntó si estaba bien, no sé, cogiéndome la mano... o invitándome a tomar algo al aterrizar... o a cenar... o a Roma... Nada. O sea, que me pasé el viaje muerta de vergüenza, escondida detrás de mi revista de crucigramas.

Siguiendo con el tema de hombres guapos, hora ya sé dónde se meten los que faltan en mi ciudad. Están en la Playa de San Juan, luciendo palmito. Hacía mucho tiempo que no me ponía las botas así, visualmente hablando. Incluso consideré seriamente hacerme la víctima indefensa delante de cierto socorrista.

Me he estrenado con la comida japonesa. Por fin encontré no sólo un restaurante sino a alguien dispuesto a ir, y la experiencia nos gustó tanto a los dos que no tuvimos más remedio que repetir.

Por primera vez en mi vida he visto - y escuchado - un erhu (violín chino) en directo. Lo tocaba un hombre junto al Corte Inglés de la Avenida Maisonnave, y sonaba tan bien que nos quedamos un buen rato a escucharlo.

También me encontré con esto, que me pareció muy gracioso. Atentos:







Y básicamente eso es todo. Sólo añadir dos cosas: la primera, que la poca cantidad de turistas, los establecimientos cerrados en plena temporada y los numerosos carteles de "SE VENDE" en las ventanas de las viviendas, hacen pensar en una inminente crisis. Y la segunda, que necesito otras vacaciones para recuperarme. Vaguear también agota.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

6 mensajitos al respecto:

la eterna buscadora dijo...

¡¡Qué bien que hayas vuelto!! Me alegro que tus vacaciones hayan sido cortitas, porque me apetecía mucho mucho mogollón volver a leerte.
Sin duda, ese italiano es un poco malqueda... qué menos que prometerte amor eterno, al menos en Alicante. Deberían enseñarles modales a estos italianos...
En fin chiquilla, que me alegro de re-leerte! Un beso

PD.¿Fuiste sola de vacaciones?

Pampanitos Verdes dijo...

Hola! Muchas gracias! Pues fuí con mi ex irish de vacaciones, que ahora suele ser quien me acompaña cuando voy de viaje (mientras nos dure la soltería a los dos, estamos en ese plan).
Respecto al italiano, ya ves, para que luego digan. Nah, todo mitos y leyendas :-)

Orleans dijo...

Si te sirve de consuelo,a mí tampoco me han cundido las mías.Una semana en la densidad de un año sabe a soplo.
Yo sigo sin estrenarme con la comida china...y eso que me encanta zampar,eh?pero nada...que no me atrevo.Y si no es sushi,nada.Algún día....
Sólo sé como suena un Erhu porque lo tengo registrado en mi piano electrónico,jeje.
Cachondona la foto,¿eh?jajajaja.Pero juraría haberla visto por los "interneles".
La crisis en este país nunca ha dejado de existir..y lo que te rondaré morena!Besos.

Orleans dijo...

No quise decir comida china,sino japo,sorry!

Pampanitos Verdes dijo...

Hola orleans!
Me parece que tener unas vacaciones tan cortas resulta más perjudicial que beneficioso :-(
Atrévete con la comida japonesa, que desde luego tiene pinta de ser más saludable que la china. Mi compi de mesa no fue lo suficientemente aventurero como para cambiar de menú la segunda vez y por eso repetimos, pero creo que la próxima nos lanzaremos.
Seguro que has escuchado el erhu más veces de las que crees. En cualquier peli china o de temática china suele sonar de fondo. Se parece a nuestro violín, pero con un toque oriental (obvio, verdad?)
El hotel "Palas" queda frente al Meliá de Alicante. No me extraña que la foto circule en internet, porque tiene tela!

Soltero con Hijos dijo...

Es que estos italianos ya no son lo que eran... ¡Desconsiderados!