RSS

Este blog

Hace ya algunos días que no me encuentro muy inspirada para añadir algún post de esos que ocasionalmente me atrevo a gusta releer. Y estoy sorprendida, porque con la facilidad tan pasmosa que tengo para montarme películas yo solita cuando menos me conviene, justo cuando me apetece invocar a alguna musa inspiradora, ésta no aparece. Siempre he sido una persona observadora, y sin embargo me encuentro de repente como pasando un poco de lo que sucede a mi alrededor. ¿O será que antes estaba demasiado pendiente de cada palabra, de cada gesto de los demás hacia mí y de los míos hacia ellos?

No sé, no estoy muy segura de que me guste esta nueva faceta mía; pero tampoco quiero volver a obsesionarme con lo que doy y lo que recibo, con lo que transmito y lo que percibo. Me gustaría encontrar un equilibrio.

De vez en cuando continúo teniendo la sensación de que los demás vinieron/vinisteis al mundo con un manual de instrucciones y el mío se perdió por el camino. Y digo "continúo", porque una de las razones que me llevaron a abrir mi blog fue una tremenda sensación de desorientación y desubicación.
He visitado muchos blogs que no admiten comentarios, o que los admiten pero sus dueños no responden a ellos. Yo habilité los comentarios en el mío porque necesitaba saber que existía gente afín a mí, pero también para aprender a tolerar opiniones contrarias a las mías, e incluso críticas (aunque he observado que hay pocos lectores en la blogosfera que se atrevan a criticar a los autores de los blogs en los que comentan) sin que por ello me sintiera inferior ni peor persona. Dejar comentarios sin responder, sobre todo cuando éstos van en contra de lo que uno opina, enseña que no pasa nada por dejar que otros tengan la última palabra.
Lo cierto es que empecé a escribir mi blog casi casi por prescripción facultativa. Desde que alcanza mi memoria he tenido la costumbre de escribir algunos pensamientos, ideas, proyectos y fracasos sobre el papel, pero después los destruía. Teniendo un blog me obligo un poco a dejar archivado lo que he ido soltando, y quizás un día pueda releerlo sin pensar "¿¿Pero por qué porras escribí esoooo??".
Mi blog es, sobre todo, la katana con la que hago frente, como buena samurai, a mis ocasionales ataques de inseguridad. De momento voy ganando la mayoría de las batallas.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

7 mensajitos al respecto:

k dijo...

¡Banzai!
Y no dejes de dejarnos reflejo de lo que te pasa por la cabeza.
Creo que somos muchos los que perdimos el manual de instrucciones casi desde niños y trasteamos con los mandos para ver que pasa; siento tener que decirte que en eso no eres muy original.
Una peculiaridad de la blogosfera es que cuando algo no te gusta, pasas; tal vez por eso no haya muchas críticas enconadas.
Vale, ya me callo.
Abrazos

Orleans dijo...

Ay,Pampas,no sabes lo que celebro haber aterrizado a éste,tu espacio,en muchas me siento tan cercana a ti,que no necesito escribir ningún post similar,pues tu lo haces de un modo tan voraz como talentoso.Si tu espacio te sirvió como algo terapéutico,es para celebrarlo.Hay gente que no tiene manera humana de canalizar sus dudas,sus males,sus penas,sus fobias,sus filias,sus sentimientos.
Déjate observar...fijo que eres la protagonista de alguna situación particular y puedes contarnosla sin reparos.
Aquí,tus acólitos,te esperan con los brazos abiertos.Besitus.

brujito dijo...

Cuando dejes de escribir en el blog significará que te sientes bien y tranquila.

Ingrid dijo...

Ostras me siento completamente identificada con lo de : "De vez en cuando continúo teniendo la sensación de que los demás vinieron/vinisteis al mundo con un manual de instrucciones y el mío se perdió por el camino"
yo me siento igual en algunas ocasiones. Yo me consuelo pensando que esto nos hará más furtes una vez esté más superado.

Pampanitos Verdes dijo...

Gracias a tod@sssss!

:-)

Irene Jansen dijo...

(Ya desde Francia, actualizándome con lo que habéis escrito los blogamigos).

No hace mucho yo también escribí sobre cómo mi blog me sirve para reflexionar, para desahogarme... Es curioso que relees y ves cómo vas cambiando, y también que repites muchos aciertos y muchos errores. Y todos estamos perdidos alguna vez. Aunque en algunas es más claro eso de haber perdido por el camino nuestro propio manual de instrucciones (no nos entendemos, así que como para que nos entiendan).

No te preocupes, que a mí no me da miedo criticar. Si alguna vez te veo descarriada, perdida o equivocada, no dudaré en decírtelo. Mientras tanto, pretendo sólo enriquecerte, si es que puedo, con mi punto de vista. Que yo también adoro los comentarios, creo que enriquece mucho saber lo que piensan otras personas.

Besos gabachos.

Nxo dijo...

El manual lo vas escribiendo tú cada día, con sus tachones, su cursiva, sus notas al pie...

Un blog es una gran manera de decir lo que piensas y que otros lo compartan, opinen, se acerquen a tu manera de ver las cosas. Sobre todo viendo los de los demás es cuando más se aprende.