RSS

... o puede que no.

Una de las conductas que más problemas me ha acarreado toda la vida es la de dar por hecho un montón de cosas. Esperar que otros respondan, que reaccionen como lo hubiese hecho yo. Y claro, cuando eso no sucedía, me frustraba, me hacía de cruces y no entendía por qué, si era algo tan obvio. Ahora me hace gracia darme cuenta del error, pero lo cierto es que cuando surge una situación que me choca, todavía hoy tengo que echar el freno y pensar: Espera. Hay más opciones. Se trata del coco y las ideas de OTRA persona, que no tienen por qué coincidir con las tuyas. Para simplificarme la vida en estos casos, me he agenciado cuatro palabras mágicas, que funcionan muy bien: "...o puede que no". Por ejemplo (y esto es verídico) este finde me hubiese gustado ir a probar de una vez el único hindú de la ciudad. Pensé "a alguien engañaré para ir... o puede que no." Y efectivamente, como de costumbre, nadie picó el anzuelo. Pero a diferencia de otras ocasiones, no me llevé un disgusto creyendo que no le importo a nadie y que "nunca" se hace lo que a mí me apetece.
Esto que parece tan simple y de cajón, me ha costado mas de 30 años no ya entenderlo, sino verlo.
Desde que soy capaz de apreciar el "o puede que no", sufro menos ansiedad por las reacciones ajenas.
Las decepciones más dolorosas (que realísticamente, en la mayoría de los casos no eran tal, sólo que yo me había montado una película sin avisar a nadie) han venido por parte de personas queridas, porque he estado confundiendo 'afinidad de caracteres' con 'mentes gemelas'. Y eso, mal que me pese, no existe.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

5 mensajitos al respecto:

Kalikrates dijo...

Efectivamente, I agree.

Tu mantra es perfecto, ... o puede que no ;D

Pasa un buen dia

Orleans dijo...

Me ha sido muy útil y terapeutico tu post.Sí,señor!A partir de hoy mismo,me aplico el cuento.Si es que no se puede esperar tanto de los demás,y mucho menos que sean capaces de leernos la mente,los deseos o las intenciones.Dejemos de intuiciones,y seamos prácticas.Bravo!!!!

Irene Jansen dijo...

Te voy a tener que copiar la frase... yo también soy de esas. A ver si arendo a no decepcionarme...

Pampanitos Verdes dijo...

Me alegro de que el post os haya sido útil... y también me alegro de no ser la única a quien le pasan estas cosas. Poco a poco se va atenuando mi complejo de bicho raro.

RdB dijo...

Tán real...!
Culpamos a los demás por no encajar en el traje que les habíamos hecho inventándonos las medidas.
Pero no sé si la solución está en dejar de coser trajes o en buscar a otros a quien puedan encajarles. Yo, por lo pronto, tengo las yemas de los dedos atravesadas por pinchazos de agujas y alfileres.