RSS

Jungla de asfalto - pasada por agua


Por favor, que alguien me explique qué le echan a la lluvia ahí arriba, que cuando cae sobre la gente hace que se comporte de las maneras más extrañas.
.
Si caminas bajo la lluvia por una acera concurrida, siempre te da la impresión de ser el único que va a contracorriente y tienes que sortear a la marabunta que viene de frente, como en un videojuego de obstáculos. Las escasas ocasiones que coincides con alguien que camina en tu mismo sentido, impepinablemente estará situado delante de tí, su velocidad será inversamente proporcional a la prisa que tengas tú y llevará un gran paraguas, dificultando así la maniobra de adelantamiento sin arriesgarte a perder un ojo o que te incruste el extremo de una varilla en la cabeza.
.
Si vas sin paraguas en la lluvia, te vuelves invisible para los que sí lo llevan. Estos caminarán por los interiores de las aceras, debajo de los salientes de los tejados, no sólo impidiendo poder resguardarse a quienes van descubiertos, sino haciendo rebotar además el agua de las goteras sobre estos.
.
Parte del agua proveniente tanto de las arriba mencionadas goteras como del extremo de una varilla del paraguas de tu vecino mientras esperáis a cruzar la calle, se colará por tu cogote o te caerá en un ojo.
.
Los paraguas abiertos se atraen. En una acera desierta, con una anchura más que holgada, dos personas que se cruzan rozarán inevitablemente un paraguas con otro. La que camina junto a la pared verá cómo además su paraguas roza contra esta.
.
Los carritos de bebé pierden su encanto y se transforman en una especie de quitanieves conducidos principalmente por madres y/o abuelas que arremeten contra todo viandante que se cruce en su camino. (Muchas entrenan con los carros de los supermercados, provocando estragos entre los tobillos de la clientela).
.
Los bebés van embutidos en sus abrigos y encapsulados en el carrito, y parecen niños-burbuja, a quienes la lluvia no debe tocar una-sola-fibra de su ser (¿se convertirán en gremlins malos?). Eso sí, cuando se hacen un poco mayores y ya andan y corren, se desquitan saltando en todos los charcos que pillan.
.
Los coches aumentan la velocidad (atención, conductores: no por correr más el vehículo se va a mojar menos; la carrocería ni encoge ni destiñe en contacto con la lluvia - en serio). Además se sienten irremediablemente atraídos por los charcos que se forman junto al bordillo. Y ya se sabe que: velocidad + charco = tintorería.
.
La lluvia provoca amnesia a corto plazo. Entras en un establecimiento y sólo cuando sales y te mojas te das cuenta de que "huy! ya me dejaba el paraguas".
.
En las zonas de costa, la lluvia y el mal tiempo ejercen de imán sobre los turistas idiotas que acuden a las rocas resbaladizas para fotografiarse justo antes de ser engullidos por una ola.
.
He visto gente que se está bañando en el mar o en la piscina y sale corriendo del agua en cuanto empieza a llover. Eso sí que es un misterio...
..
En fin, que a pesar de todo está muy bien que llueva. Lo que no entiendo es por qué hay tanta preocupación por la sequía, si existe una manera infalible de provocar la lluvia: basta con que una madre limpie los cristales de la casa. Ni limpiaventanas de oficinas, ni de escaparates... No; los elementos precisos deben ser una madre y los cristales de su casa. No falla.
.
Aunque me queje como todo el mundo cuando llueve (entended que el agua me riza el pelo que tanto trabajo me ha costado estirar), la verdad es que en el fondo me gusta. Lo que me parece un incordio es tener que cargar con el paraguas (por eso casi nunca lo llevo) y tener que compartir la calle con la jungla de emparaguados que me echan de debajo de los salientes y me salpican con las goteras mientras evito acabar tuerta.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

4 mensajitos al respecto:

kalikrates dijo...

Cuanta razon tienes en todo. A mi además me pillan casi todas las varillas de paraguas a la altura de los ojos.
El paraguas tiene otra utilidad, cuando aun no llueve pero parece que va a llover, hay que sacarlo para que no sea necesario; falla pocas veces.

finnegan bell dijo...

no me gusta la lluvia pero... y lo bien que da en cámara. unas escenas de cine... oyes, míticas... y unas fotos, cojonudas (o chochonudas, que pa esto no hay maxismos que valgan)...

besitos mojados (que no húmedos).

y que no caiga la lluvia en tu vida. y que siempre te brille el sol.

y paro ya, que esto empieza a parecerse a una cursicanción sudamericana... ay, miamooool, qué chévere!

Nxo dijo...

Te olvidas de otro método infalible para que llueva, es lavar el coche. Es que no falla. Yo cada vez que lavaba el mío, ya podía haber anticiclón, que caía la lluvia esa que te lo vuelve a llenar de tierra.

Pero es bonito que llueva, y sobre todo poder oirla caer, en el cristal o en el suelo. A ver si sigue cayendo aunque sea unos días.

Maribel dijo...

Has hecho una descripción magnifica de lo que sucede en dias de lluvia, y con un sentido del humor increible. Vamos, me ha chiflado tu modo de relatar aquello que todos hemos sufrido alguna vez.
Un abrazo,
Maribel~~