RSS

Mis dos caras


Hasta hace un tiempo, dependiendo de quién fuese mi interlocutor, me comportaba como una borde a quien casi todo le molestaba, o como un felpudo sumiso de acuerdo con lo que la otra persona hiciera y dijera.
Mi yo protestón y malhumorado salía a la luz particularmente en presencia de mis familiares, esas personas a quienes uno no elige y con las que, por ese motivo, uno sabe que tiene garantías de que van a continuar a ahí, por tí... a pesar de tí.
Sin embargo, con mis amistades he sido sobre todo alguien fácil de contentar, dispuesta a seguir su ritmo y su rollo aunque no siempre estuviera a gusto con ello. La razón no era otra que el miedo a ir contracorriente y que esas personas que yo había elegido para formar parte de mi vida, me abandonasen por actuar o pensar de una manera diferente.
Sin embargo ahora, y no sin un gran esfuerzo, soy bastante más suave y comunicativa con mi familia, y cada vez me cuesta menos independizarme un poco de mis amistades y discrepar con ellos cuando lo siento así. (Supuso para mí un auténtico trago – y una actuación para aparentar naturalidad digna de un Oscar – lanzarme a decir a alguien algo tan simple como “no estoy de acuerdo” en una conversación de cierta trascendencia, en lugar de callarme, como era mi costumbre).
.
La causa de fondo de ambas conductas ha sido una falta de autoestima bastante importante. Y a pesar de que por fin conozco a uno de mis demonios y sé cómo hacerle frente, lo cierto es que sigue haciendo acto de presencia ocasionalmente. No es fácil cambiar radicalmente y de la noche a la mañana una pauta de comportamiento de toda una vida. De hecho me pregunto si algún día podré considerarme una persona llena de auto-confianza, porque creo que parte de esa tendencia a no quererme tanto como debería, es algo innato en mí que se va a quedar ahí para darme quebraderos de cabeza cuando menos lo espere.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

6 mensajitos al respecto:

kalikrates dijo...

Caray, muchacha, una autocrítica digna del mejor periodo soviético.
El diablillo asomará de vez en cuando, pero creo que haces lo que debes: quererte y respetarte.
No te preocupes mucho por el aprecio de los demás; la gente que nos quiere aguanta mas de lo que creemos y la que no ¿que más da?
Un abrazo

finnegan bell dijo...

niña, cojooooonessss, que ya estamos mayorcitos para faltas de autoestima y polladas semejantes.... con lo que tú vales, cooooñoooo!!!!

el primer paso -y casi el más difícil- es reconocer al enemigo. ahora que ya lo tienes calao, será más fácil.

ale, besitos y ánimos, reina mora.

conloquetúvalescagüendiezzzz!!!!!!

Sebas dijo...

Los verdaderos amigos nos aceptan con nuestras virtudes y por supuesto con nuestros defectos.., lo importante es ser uno mismo porque la doble personalidad a la larga da dolor de cabeza..
Suerte!!

isis dijo...

no sabes lo identificada que me siento con este post. A veces he pensado que si explicaran mi carácter un familiar y un amigo (sobre todo uno reciente), parecería que hablan de personas diferentes.
Como dices, pienso que el problema es la baja autoestima, y por lo que veo ya está casi superado para ti. Me alegro! Además, al final las personas que más te quieren y te respetan son las que te conocen como eres, con tus pros y tus contras, y tus puntos sobre sus ies cuando tienes que ponérselos.

Gracias por tu comentario sobre mi primera casualidad ;)

Un besazo!

Orleans dijo...

Me encanta tu blog, y te diré por qué:tus reflexiones acerca de lo divino y lo humano me llegan al alma.Me siento completamente identificada con la mayoría de los posts que escribes;básicamente porque dices en alto lo que la mayoría no se atreve a decir,o simplemente disfraza.
Oye,que otro diez más...y ya van la tira.
un beso,guapa.

Pampanitos Verdes dijo...

K: Precisamente de eso se trata, de despreocuparse por el aprecio ajeno. Saluditos!

Finn: Esto de la falta o exceso de autoestima no tiene edad. Muchas gracias rey moro! :-D

Sebas: Más que una doble personalidad, creo que tengo una sola personalidad con dos caras.
;-)

Isis: Gracias por tu comentario. Besos!

Orleans: Muchas gracias! A mí también me gusta leeros e identificarme con lo que escribís. Reconforta saber que una no está de atar :-D Besooos!