RSS

A años luz


Cuando curioseo en Flickr y me encuentro con gente como Gardawind, Soffia Gisladóttir o Dat The Man, me dan ganas de tirar la toalla - y mi maltrecha cámara.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

El "Pesao" de bar

Cuando me relajo, tengo un gesto serio. He perdido la cuenta de las veces que me han dicho "te ví de lejos por la calle, ¡ibas muy seria!". Pero es que mi cara es así, no puedo evitarlo. No sé, podría operarme los músculos para dejarme una sonrisa permanente como Joker, pero no estoy por la labor; mucho menos para complacer a nadie, porque a fin de cuentas, yo no me veo :-)
Estando de copas, en ocasiones se me ha acercado algún chico para preguntarme si me pasa algo. Cuando contesto que no, la mayoría de las veces no me cree, e insiste con que "me tiene que pasar algo para estar tan seria".
Si continúa con la misma cantinela, el chico se convierte automáticamente en un Pesao e impepinablemente se establece el siguiente patrón de comportamiento:
Yo me agobio al tener que justificarme hasta la saciedad para explicar que "de verdad, me encuentro estupendamente. ¿Podemos cambiar de tema?". Entonces él me pregunta que por qué soy tan borde. (VayaporDios). Algún "valiente" incluso se aventura a insinuar que con "ese carácter" no voy a ligar. Llegados a ese punto pueden pasar dos cosas: o le mando a la mierda directamente, sin pasar por la casilla de salida y sin cobrar las 20.000 ptas, o le contesto - sin perder la diplomacia - que de todas formas no estoy interesada en ligar con Pesaos. Pero lo habitual es que él continúe insistiendo para que sonría, y cuanto más me lo pide, menos ganas tengo de sonreír y entonces sí me empiezo a cabrear de verdad. Esta es la excusa perfecta para que el Pesao me diga, triunfante: "¡Ves?! Sabía que te pasaba algo". [...]
.
Los Pesaos que me abordan suelen ir acompañando a un amigo interesado en mi amiga de turno. Deduzco entonces que el Pesao me está incordiando porque no tiene otra cosa mejor que hacer hasta que se resuelva la situación de nuestros respectivos amigos.
Me llama la atención el hecho de que la intensidad del Pesao sea directamente proporcional a su convicción de ser el chico más irresistible del bar; no le entra en la cabeza que después de un rato "disfrutando" de su compañía no hayas caído rendida a sus pies, así que eres quien tiene un problema, evidentemente.

Pero creo haber encontrado una posible solución, elaborando un sencillo plan de contraataque: la próxima vez seré rápida y le diré al Pesao que no, no, quien tiene la cara muy seria es él - aunque no sea cierto, y, sin darle tregua, insistiré hasta aburrirle con que "seguro que le pasa algo". A ver qué tal le sienta un poco de su propia medicina.
Es curioso: cuando era jovencita y fuí consciente del gesto tan duro que adopta mi cara, pasé una pequeña temporada en la que me acomplejé por ello y procuraba asegurarme de suavizar mi expresión en público. Me sentía ridícula, pero a los 16 años la opinión ajena era crucial para mí.
Sólo puse fin a mi agotador experimento el día en que, estando en clase, el profesor me preguntó enfadado: "¿¿Se puede saber por qué sonríe usted??".

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

El sorteo

Cuenta Ingrid en su blog que "Un español en Japón" sortea una chulísima PSP Slim. Si queréis saber cómo se entra en el concurso, pinchad AQUÍ.
Y como nunca me ha tocado nada en un sorteo, me dispongo, ya mismo, a doblar mis posibilidades:


Sexy Asian - Japanese - Cheerleaders Dance - The best video clips are here

Las reglas del concurso son las siguientes:
1. La elección del ganador es totalmente aleatoria.
2. Cada participación se corresponderá con un número que será la posición de vuestro comentario en la entrada. Los que tengan doble participación se les asignará otro número extra mediante una fórmula.
3. El ganador se elegirá por coincidencia de su número de participación con el número premiado de la ONCE, de un día que se avisará con antelación.
4. Por razones de aduana, el premio solo puede ser enviado a un domicilio del territorio nacional español.
5. En ningún caso el premio podrá ser canjeable por dinero en efectivo u otros bienes.

¡Mucha suerte a todos!

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Rory

Érase una vez una chica jovencita que conoció a un chico irlandés y dejó a sus amigos, familia y país para irse a vivir con él. Llevaban un año juntos, cuando un buen día, estando en un pub, le llamó la atención un chico que parecía sacado del reparto de una película de vikingos: alto, de ojos claros, barba y con el cabello rubio-rojizo recogido en una coleta. A la chica siempre le había gustado ese tipo de hombres; no podía evitar observarlos, a pesar de que ella pasaba desapercibida para ellos. Pero esta vez el chico se fijó en ella; a lo largo de la noche se sorprendieron mutuamente mirándose en la distancia en varias ocasiones. Pasaron los días y ella no le dió más importancia al asunto, hasta que volvieron a coincidir. De nuevo, las miradas se sucedieron como la primera vez. Estuvieron encontrándose en aquel pub durante muchos meses, observándose siempre desde la distancia. La atracción era más que evidente; cuando se cruzaban físicamente entre la multitud del bar, se rozaban levemente a propósito. Era electrizante y la chica percibía la misma sensación en él. Al principio a ella le daba miedo que la gente se diese cuenta de lo que sucedía, pero poco a poco empezó a abstraerse en el juego de miradas mientras su novio y sus amigos se entretenían charlando. Un día ella se atrevió a decir "hola" al guapo irlandés, y a él se le iluminó la cara. Desde entonces, se saludaban así, breve y furtivamente. Parecía increíble que algo tan simple resultase tan emocionante. Con el tiempo alguien le contó, por casualidad, que el chico se llamaba Rory.
Pero un día él no apareció. Ni al siguiente, ni al otro. Pasaron los meses y la chica empezó a perder la esperanza de volver a verle. Al fin y al cabo estaban en una ciudad pequeña y conflictiva que la gente abandonaba, sobre todo, en busca de paz y de un empleo mejor. Sin embargo no podía dejar de acordarse de Rory.

Con el tiempo, la chica y su novio terminaron como pareja, pero continuaron siendo amigos.


Años más tarde, la chica se fue a pasar unos días de vacaciones en Londres acompañada de su ya ex-novio. Una tarde entraron a tomar algo en un pub; se sentaron y cuando ella levantó la vista, vió un rostro familiar; era Rory observándola. No podía creerlo. Él estaba allí, con otras dos personas, ajeno a su conversación, tan sorprendido como ella y clavándole la mirada como habían hecho durante meses, años atrás. Seguía habiendo la misma atracción. El ex-novio de la chica fue un momento al servicio y ella tuvo el impulso de levantarse e ir hacia él, pero se contuvo y buscó algo con lo que disimular su ansiedad. Al terminar las copas la chica y su ex-novio se marcharon. Al salir, ella miró a Rory por última vez, pidiéndole una señal. Él le devolvió la mirada. Ninguno se atrevió a hacer nada.

Desde entonces la chica siente un enorme remordimiento por la gran oportunidad que dejó escapar. Le encantaría localizar a Rory, pero no sabe cómo. Puede que ahora sea demasiado tarde, puede que él tenga una pareja, y su vida encauzada, pero ¿y si no es así?
Vive con la sensación de que el encuentro en Londres no fue únicamente una casualidad del azar. A veces se enfada consigo misma porque lo que debería hacer es dejar de vivir las fantasías del pasado y centrarse en el presente. Pero los remordimientos son demasiado fuertes.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Marchando una de deseos...!


Al fin tengo un deseo lo suficientemente importante
como para pedir ayuda a mi Daruma.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

La Recompensa



Pues va a ser cierto eso de que portarse bien (aunque sea de vez en cuando) tiene su recompensa. Los hados del destino me han enviado un regalito en forma de billete de 50€ tirado en el suelo de El Corte Inglés. Sección Parafarmacia, para más señas. :-D

PD.- Y sí; por un momento he pensado que habría una cámara oculta grabándome y que a la salida me pedirían cuentas.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Ya me vale

Hoy me he despertado de mejor humor que en los últimos días. Quizás tenga que ver con haber soltado por estas teclitas todo lo que conté en los posts anteriores, en vez de guardármelo para mí solita. De ser así, y de haberlo sabido, lo habría hecho antes!
.
Quería contaros lo que me ha pasado esta mañana cuando paseaba al perro por el parque, porque lo cierto es que la cosa tiene tela, o mejor dicho: yo tengo tela.
Caminaba tranquilamente pensando en mis cosas, cuando descubrí un monedero encima de un banco. Aminoré el paso y lo miré de reojo. Era negro y parecía estar bastante lleno. Eché un vistazo disimulado a mi alrededor y ví a un chico que venía haciendo footing detrás de mí, pero todavía a muchos metros. Continué caminando muy despacito, pasando de largo el banco, y a los pocos instantes me encontré de frente con un conocido, un hombre mayor a quien veo casi a diario y con quien suelo pararme a hablar. Nos estábamos saludando, cuando el chico que hacía footing nos alcanzó y sin detenerse, nos preguntó si habíamos perdido el monedero del banco. "Lo he visto, pero no es nuestro", contesté. Él continuó corriendo, y el hombre me preguntó arqueando las cejas: "¿Hay un monedero perdido?". "Sí," le dije "está en aquel banco". Me despedí y continué andando mientras él se dirigía a recogerlo.
A los 10 segundos empecé a lamentarme por no haberme atrevido a cogerlo yo. ¿Cómo pude ser tan tonta? A veces me entran unos ataques de pudor de lo más inoportunos. Después de un rato me consolé pensando que si su dueño se parecía un poco a mí, a lo mejor el monedero contenía sobre todo tickets, notas y papeles inservibles. También barajé la escabrosa (pero no imposible) probabilidad de que contuviese un dedo cortado, o alguna guarrería. Y ya, en un plan más realista, decidí que en caso de que hubiese dinero dentro seguramente sería una cantidad ridícula, que no me iba a sacar de pobre. O que me entrarían remordimientos y acabaría llevándolo a una comisaría; entonces me dió pereza pensar en todo el rollo de tener que llevarlo y tal, y al final casi me alegré de no haberlo tocado.
¿Qué habríais hecho en mi lugar?
NOTA ACLARATORIA: El monedero era de los pequeñitos, uno de esos de cremallera en los que no se llevan documentos.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Paro y parones en el Planeta Pampanitos


Pocos días atrás recibí un correo de un compañero bloguero de quien hacía semanas que no tenía noticias. Es un contador de pequeñas historias muy amenas, pero últimamente había dejado de escribir. En su correo explica que su falta de ganas para continuar es causa de lo ocupado que está con su trabajo.

Es curioso: yo, que llevo desde Enero en paro, me encuentro igual que mi atareado compañero, cada día más desmotivada para continuar con mi blog. La falta de actividad laboral me está entumeciendo las ideas.

Al principio creí que sería pan comido buscar y encontrar alguna actividad gratificante una vez estuviera sin trabajo, con todo el tiempo del mundo para dedicarme a ella, pero resulta que soy incapaz de decidir qué quiero hacer. Las actividades que están al alcance de mi mano me parecen tediosas, y las que en mi mundo interior, en el Planeta Pampanitos, resultan ideales, son prácticamente inalcanzables. El tiempo pasa, y yo me estoy quedando estancada.

En días como hoy me invade una deprimente desgana mezclada con pereza, y soy consciente de que empiezo a dar una imagen de vaga señoritinga. Y en días como hoy también me pregunto si seré capaz de encontrar mi vocación, quizás algún pequeño talento oculto que me anime y me ayude a salir del bache.

Hace un par de posts os contaba cómo me apetecía ponerme a escribir algo, pero no sabía el qué ni el cómo. Hoy pienso que no merece la pena, que total, va a ser una pérdida de tiempo ponerme a ello porque ni voy a ser capaz, ni le va a interesar a nadie. Lo mismo sucede con cada amago de proyecto que se me ocurre. Paso de la euforia a perder el interés en cinco minutos. Me falta motivación. Ver cómo los demás encauzan sus vidas y llevan a cabo proyectos, me hunde.
Hace muchísimos años mi padre me dijo: "Eres y serás una mediocre". Cruel y profético.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Derechazo a mi autoestima

Hace poco he sabido que alguien con quien consideraba que mantenía una relación muy cordial, tiene un concepto de mí más bien negativo. Nos conocemos desde hace aproximadamente tres años, pero nuestro contacto se limita a un puñado de correos electrónicos y a enviarnos algún detalle por Navidad. Lo cierto es que sabemos muy poco de nuestras respectivas vidas privadas, y las conversaciones que mantenemos suelen girar en torno a música, libros, películas y viajes.
Para mi sorpresa, resulta que el chico me considera ni más ni menos que una promiscua. Enterarme de esto me produjo, por este orden: shock, incredulidad, risa, rabia y finalmente, indignación.
Hasta ahora no le daba importancia a lo que este tío pensara, sencillamente porque ni se me pasaba por la imaginación llevar nuestra relación a un terreno más personal. Yo estaba cómoda dejando mi vida privada fuera de las charlas, y él también parecía estarlo.
A pesar de que intento convencerme a mí misma de que lo que cuenta es que sé lo que soy y lo que no soy, y de que no debo hacer caso de la opinión de ningún mindundi que apenas me conoce, lo cierto es que me está costando ignorar esta situación.
Es fácil decir y aconsejar que hay que pasar de la opinión ajena, pero hacerlo es otra cosa diferente, al menos para mí. Tengo que averiguar por qué, dependiendo de quién provenga la ofensa, me cuesta más o menos ignorarla. Quizás me angustia el hecho de dar una imagen equivocada, pero ¿por qué me preocupa? Supongo que mi autoestima todavía se resiente y necesito reforzar la seguridad en mí misma y autoconvencerme de que valgo lo mismito que el resto de la gente.
De lo que estoy segura es de que nuestra relación se ha terminado, aunque él aún no lo sabe.
¿De verdad es posible vivir completamente ajeno a lo que piensen los demás?

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

En blanco


Hace semanas que padezco la incómoda sensación de tener en la punta de la lengua una historia que escribir. Sin embargo, me siento ante el teclado y me bloqueo por completo. Me estrujo el cerebro, pruebo a relajarme, a distraerme con otros quehaceres... y nada. Sé que está ahí; en mi cabeza existe una trama deseando salir, pero no halla la manera. Es tan frustrante... La imaginación que me ha acompañado desde siempre, y que he llegado a detestar por haberme causado más problemas que alegrías, ahora se encuentra en paradero desconocido. Justo cuando más la necesito, me abandona miserablemente.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

...


Se me está olvidando cómo saben
los besos que te desconectan de la realidad.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS