RSS

Derechazo a mi autoestima

Hace poco he sabido que alguien con quien consideraba que mantenía una relación muy cordial, tiene un concepto de mí más bien negativo. Nos conocemos desde hace aproximadamente tres años, pero nuestro contacto se limita a un puñado de correos electrónicos y a enviarnos algún detalle por Navidad. Lo cierto es que sabemos muy poco de nuestras respectivas vidas privadas, y las conversaciones que mantenemos suelen girar en torno a música, libros, películas y viajes.
Para mi sorpresa, resulta que el chico me considera ni más ni menos que una promiscua. Enterarme de esto me produjo, por este orden: shock, incredulidad, risa, rabia y finalmente, indignación.
Hasta ahora no le daba importancia a lo que este tío pensara, sencillamente porque ni se me pasaba por la imaginación llevar nuestra relación a un terreno más personal. Yo estaba cómoda dejando mi vida privada fuera de las charlas, y él también parecía estarlo.
A pesar de que intento convencerme a mí misma de que lo que cuenta es que sé lo que soy y lo que no soy, y de que no debo hacer caso de la opinión de ningún mindundi que apenas me conoce, lo cierto es que me está costando ignorar esta situación.
Es fácil decir y aconsejar que hay que pasar de la opinión ajena, pero hacerlo es otra cosa diferente, al menos para mí. Tengo que averiguar por qué, dependiendo de quién provenga la ofensa, me cuesta más o menos ignorarla. Quizás me angustia el hecho de dar una imagen equivocada, pero ¿por qué me preocupa? Supongo que mi autoestima todavía se resiente y necesito reforzar la seguridad en mí misma y autoconvencerme de que valgo lo mismito que el resto de la gente.
De lo que estoy segura es de que nuestra relación se ha terminado, aunque él aún no lo sabe.
¿De verdad es posible vivir completamente ajeno a lo que piensen los demás?

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

3 mensajitos al respecto:

finnegan bell dijo...

jo, pues chica, no seas tonta y pasa de lo que piense.

¿sabes cuál es mi opinión? pues yo creo que este tipejo es de los que opina que 'promiscuo' es cualquiera que folle más que él. y el pobrecico debe ir necesitado, frustrado o malfollado.

qué fuerte me parece la ligereza con la que la gente le pone a los demás etiquetas...

ays, de verdad.

bueno, yo no pienso que seas una promiscua, si te sirve de consuelo.

y yo soy más majo que 'ese'. que conste.

(ya lo dicen las ruvis, que soy más majo que majo)

besos.
muchos.
y mu gordos.

colorvioleta dijo...

Hola!!
Siento lo que te ha sucedido :-)
Y comprendo como te sientes pues a nadie le gusta que deterioren la imagen que uno tiene.
Se que llegarás a responder a tus inteligentes preguntas, las cuales te acercarán a tu verdad.
Es un proceso en el cual estamos todos involucrados "conocernos a nosotros mismos".
Te mando mil besos y abrazos,
Maribel~~

Paperboat dijo...

Respondiendo a tu pregunta, yo pienso que eso que dice la gente de "no te debe importar lo que piensen los demás" es una quimera. No se puede vivir sin los otros porque es una realidad que nuestro autoconcepto depende, en buena medida, de la concepción que los demás tienen sobre nuestra persona. Es como un espejo. Nos vemos reflejados en lo que toda la gente que nos rodea piensa sobre nosotros. Y creo que esto, además de imposible, no es sano hacerlo porque implicaría una desconsideración y un desprecio total hacia los otros.

Yo no creo que la solución a tu problema sea un simple "no hagas caso a lo que la gente dice de ti", sino que deberías valorar que del mismo modo que existen personas que tienen un concepto erróneo o malo sobre ti también hay muchas que lo tienen bueno y que saben entenderte a la perfección y hasta te admiran o aprecian. Creo que lo más importante ante este tipo de situaciones es que seamos justos con nosotros mismos y nos digamos que de la misma manera en que hay quiénes nos resultan simpáticos y hay quiénes no podemos ni ver nosotros podemos provocar los mismos efectos en los demás. No tenemos por qué caer bien siempre, ni todo el mundo debe tener un buen concepto de nosotros. Y no pasa nada.

Todo es cuestión de no exigirse tanto y de no ser tan crítico y tan duro con esa Pampanitos que vive dentro de ti.

En este caso es mucho más fácil porque es una persona que ni te conoce ni se ha molestado en hacerlo para contrastar su opinión ni nada de nada, por lo que sus conclusiones carecen de base real. Pero aún así, que piense lo que quiera. ¿Te afecta? Sí. ¿Pero vas a cambiar como eres? No lo creo, porque aunque a veces lo dudes, pareces de ese tipo de personas que aunque se sienten inseguras luego son las que más a gusto se sienten siendo como son.

Toma parrafada, jajajaja.

Buen fin de semana, amor.