RSS

Ya me vale

Hoy me he despertado de mejor humor que en los últimos días. Quizás tenga que ver con haber soltado por estas teclitas todo lo que conté en los posts anteriores, en vez de guardármelo para mí solita. De ser así, y de haberlo sabido, lo habría hecho antes!
.
Quería contaros lo que me ha pasado esta mañana cuando paseaba al perro por el parque, porque lo cierto es que la cosa tiene tela, o mejor dicho: yo tengo tela.
Caminaba tranquilamente pensando en mis cosas, cuando descubrí un monedero encima de un banco. Aminoré el paso y lo miré de reojo. Era negro y parecía estar bastante lleno. Eché un vistazo disimulado a mi alrededor y ví a un chico que venía haciendo footing detrás de mí, pero todavía a muchos metros. Continué caminando muy despacito, pasando de largo el banco, y a los pocos instantes me encontré de frente con un conocido, un hombre mayor a quien veo casi a diario y con quien suelo pararme a hablar. Nos estábamos saludando, cuando el chico que hacía footing nos alcanzó y sin detenerse, nos preguntó si habíamos perdido el monedero del banco. "Lo he visto, pero no es nuestro", contesté. Él continuó corriendo, y el hombre me preguntó arqueando las cejas: "¿Hay un monedero perdido?". "Sí," le dije "está en aquel banco". Me despedí y continué andando mientras él se dirigía a recogerlo.
A los 10 segundos empecé a lamentarme por no haberme atrevido a cogerlo yo. ¿Cómo pude ser tan tonta? A veces me entran unos ataques de pudor de lo más inoportunos. Después de un rato me consolé pensando que si su dueño se parecía un poco a mí, a lo mejor el monedero contenía sobre todo tickets, notas y papeles inservibles. También barajé la escabrosa (pero no imposible) probabilidad de que contuviese un dedo cortado, o alguna guarrería. Y ya, en un plan más realista, decidí que en caso de que hubiese dinero dentro seguramente sería una cantidad ridícula, que no me iba a sacar de pobre. O que me entrarían remordimientos y acabaría llevándolo a una comisaría; entonces me dió pereza pensar en todo el rollo de tener que llevarlo y tal, y al final casi me alegré de no haberlo tocado.
¿Qué habríais hecho en mi lugar?
NOTA ACLARATORIA: El monedero era de los pequeñitos, uno de esos de cremallera en los que no se llevan documentos.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

14 mensajitos al respecto:

finnegan bell dijo...

hace unos años encontré en mi buzón de correos un monedero de señora. deduje que lo habían robado, que el caco se había metido en el portal para vaciarlo y que en lugar de tirarlo a un contenedor, lo había tirado al buzón, digo yo que porque lo tenía más a mano.

y no me equivoqué. en el monedero no había dinero, sólo unas tarjetas sanitarias a nombre de una mujer y, por los apellidos deduje, sus hijos.

sopesé la posibilidad de tirarlo al suelo y quitarme de problemas... pero pensé en aquella mujer y en sus hijos y lo llevé a la comisaría.

total, no hubo ni papeleo ni nada. simplemente lo entregué y el policía me dio las gracias. y ya está. simplemente 'perdí' 10 minutos de mi preciado tiempo (ese día era domingo, así que tenía tiempo para perder).

besos.

Flor dijo...

Yo no hubiera hecho nada, sólo dejarlo en donde estaba...
Besos

Pampanitos Verdes dijo...

FINN: Este era un monedero pequeño, el típico negro de cremallera, en los que no se lleva la documentación. Me pareció un poco pérdida de tiempo llevarlo a comisaría por eso mismo. ¿Quién me asegura que no se lo agencia el poli de turno?
Por lo demás, cada vez que me he encontrado un DNI o una tarjeta sanitaria, las he entregado.

FLOR: Cuanto más lo pienso, más me alegro de haberlo dejado allí.

Frabisa dijo...

Lo tengo claro, lo hubiese entregado a un policía.

Claro que eso es muy fácil decirlo a toro pasado, pero si imagino que voy a mil por hora y que perder un rato buscando al policía o ir a la comisaría... debería de hacer un esfuerzo y obligarme.

Es que lo primero que me viene a la mente es la documentación que podía llevar el monedero y el lío que supone perderla.

Por cierto, gracias por pasarte por mi blog, me ha permitido conocerte. Volveré.

un besito

palito dijo...

Pues yo sí que fui el colmo de la imbecilidad más absoluta.
Hace años, al salir de casa, un domingo por la mañana, me encontré con una cartera, y treinta euros. Y miré el dni, y imbécil aguda de mí, no hice otra cosa que, atención, ¡¡llevar la cartera a la dirección del dni!! lo fuerte fue que el propietario de la cartera estaba durmiendo la mona, y la madre me pegó una bronca de lo mal que iba la juventud, a mí, ¡¡que le estaba devolviendo la cartera de su hijo, con el dinero y todo dentro!! Total, que si ahora me encuentro una cartera, lo que haría sería quedarme con el dinero, y dejarla en un buzón de correos... o dejarla en la comisaría, eso sí, pero vamos, que no haría el panolis de nuevo, vaaamos, que pa tonta yo, pero algo aprendí de aquello...
no volver a repetirlo, vaya.
Un saludo!!

Anónimo dijo...

La verdad radical es la coexistencia de mí con el mundo.

Coyote dijo...

Hola!
Yo hubiera hecho lo mismo que tu: Nada.


besos
Coyote

TT dijo...

Pues yo no, yo me desplazo y lo entrego a los mossos, hay que colaborar, 5 minutos perdidos míos, pueden equivaler a unos días de papeleos para el pobre que lo perdiese, un abrazo.

Pampanitos Verdes dijo...

A veeeer... que como ya he aclarado más arriba, era un monedero de los pequeñitos, de los que son sólo para monedas y NO sirven para llevar documentación dentro.
Saluti per tutti.

uncafesoloporfavor dijo...

Y seguro,seguro que no entraba un reguardo de la bonoloto premiado?! eh? seguro?...

Pampanitos Verdes dijo...

gggggññññ...!

>:-/

Pequeña Desorden dijo...

Yo me encontré una vez una cartera con muchísima documentación (DNI, tarjetas, cartilla Seg. Soc, cárnets varios, tickets, 60 euros)y la llevé a la casa de su propietario personalmente. No sólo no me dió las gracias sino que me trató bastante mal incluso porque decía que faltaban 5 euros!!! Yo os aseguro que no toque nada. Me sentí como una idiota. Llegué a casa y se lo conté a mi madre y ésta ni corta ni perezosa (menuda es mi madre!) fue a la casa del señor a decirle que cómo mínimo lo que debía haber hecho es darme las gracias. El hombre que tenía una tienda de pinturas, ante la bronca que le echó mi madre (porque repito : menuda es mi madre!) no sólo me llamó para disculparse y darme las gracias sino que nos regaló 15 kilos de pintura plástica!!!
Perdón por la anecdota tan larga pero tras leer la historia del monedero tenía que contarlo.
Si era un monedero con pelas y ninguna documentación seguro que vendría algún listo a quedarselo.

Anónimo dijo...

Pues yo hace unos años mientras paseaba por la avenida marítima de mi ciudad (las palmas de gran canaria) encontré un monedero. Dni,tarjeta de viaje joven, tarjeta universitaria y unos 30 euros. Fui a comisaría y no me gustó nada el poli que nisiquiera sabía escribir y le dije que la entregaría yo personalmente y el muy..... me dijo que ok. Llamé a la universidad para que pusieran un aviso al titular y al día siguiente el muchacho vino hasta donde yo trabajaba con una cajita de bombones para mi. Me sentí muy bien y él muy agradecido. A veces hacer lo que una cree correcto tiene su recompensa.

Orleans dijo...

Eso de ser buena samaritana está bien.Creo que uno tiene que hacer lo que le dicte el corazón en el momento que sucede el hecho que sea.Tanto si lo hubieras cogido como si no,estaría bien.Los ánimos y la moral son como una pronunciada montaña rusa,así que a lo hecho pecho.
Posteriormente a este post escribiste el del ticket de 50 euros...el destino siempre nos guarda alguna sorpresa agradable.Olé!!!