RSS

Egoísmo

Se conocieron hace tres años. Ambos son octogenarios; ella enviudó hace décadas y él ha permanecido soltero toda su vida. A ella se le olvidan algunas cosas, pero él tiene una paciencia infinita y un corazón enorme.
Las hijas de ella estaban disgustadas porque su madre "hacía el ridículo" yendo por la calle de la mano de su novio, dándose besos en los bancos del parque, saliendo a tomar chocolate de vez en cuando y volviendo a casa cuando ya había oscurecido.
Las hijas de ella la han internado en una residencia, dando instrucciones al personal para que no permita que el novio visite a su madre sin previo consentimiento de la familia.
Él se resigna a verla una vez cada mucho tiempo, porque teme que si incumple los deseos de las hijas, éstas se lleven a su madre a otra provincia. Ella está sumida en una depresión y se siente traicionada por sus seres queridos.
Esta historia es verídica, y por desgracia no es única.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

4 mensajitos al respecto:

Tincho... dijo...

pese a ser corto, me despertó la rabia que me provoca que la gente se entrometa en la vida de los otros. La verdad que hay personas que pàreciera no tienen vida propia.

Saludos. Buen fin de semana y felices vacaciones! (al menos acá en Argentina comienzan hoy).

Kalikrates dijo...

Pensaba que iba a hacer un comentario bastante largo, pero al final lo he condensado. Nunca me han gustado, respecto a las personas mayores, algunas cosas:

¿Por qué a los ancianos se les trata como si fuesen niños, y niños tontos?, ¿y por qué muchos de ellos acaban aceptándolo como si eso fuese natural?

Cómo se abusa del poder fáctico que se tiene sobre el abuelo/a. Cuando viven con los hijos porque la pensión no da para mas o porque su autonomía está mermada, los hijos usan ese hecho para creerse en el derecho de decirle lo que tiene que hacer y como tiene que pensar, pero aún cuando vivan con otro hijo, en una residencia o en su propia casa, los hijos también se arrogan ese poder.

Lastimoso

La gata Roma dijo...

Desde luego el título está bien puesto, es un buen resumen de la actitud de los hijos, a los que les dá igual que ella lo esté pasando mal.
Kisses

Orleans dijo...

Se me parte el alma con estas situaciones.Mis padres están separados desde hace años,y cada uno tiene su vida.No me considero una hija generosa,sino normal.Este es el problema,que hay gente que piensa que hay que pedir permiso a determinadas edades y en determinadas circunstancias.Espero que algún día les dejen darse el último beso al menos.