RSS

¿Falta de costumbre?

¿Por qué será que una rápida sucesión de acontecimientos inesperados (no necesariamente desagradables) me llega a abrumar casi de la misma forma que si fuesen desgracias?

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

La Entrevista II

Queridos contertulios blogueriles, mis sospechas se han confirmado: Mr. Guapo me ha llamado para ofrecerme el puesto y empezar en Septiembre. Estoy satisfecha, pero no me apetece dar saltos de alegría, porque se trata de un trabajo cuyo contenido me deja un poco indiferente. Lo voy a realizar lo mejor que sepa, como he hecho siempre, pero también me lo voy a tomar como una actividad pasajera, que de momento me va a sacar de la penuria económica en la que me había sumergido.
Algo que me ha molestado es que me haya preguntado, de nuevo, y por teléfono - el otro día lo hizo en persona - si tengo pareja y/o planes de tener familia pronto. Estuve a punto de preguntarle "¿te estás ofreciendo?" :-D pero tristemente lo que quería saber es si daré la sorpresa en breve, y él se vea obligado a buscar a otra persona para el puesto. ¿Estas preguntas también se las hacen a los candidatos hombres...?
De todas formas, continúo albergando la esperanza de encontrar algo mejor, porque creo que ya va siendo hora de que llegue mi turno. ¿O no?

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

La entrevista

El lunes recibí una citación del INEM para acudir a una entrevista de trabajo. Las condiciones no eran para tirar cohetes y las labores, como casi siempre, suponían saber hacer de todo en la oficina, incluyendo un alto dominio del inglés, por el escaso sueldo de 800 euros.
Por una parte llevo demasiado tiempo inactiva como para permitirme el lujo de rechazar ofertas de empleo, pero por otra continúo pensando que después de once años haciendo prácticamente lo mismo, puedo - y debo -aspirar a algo un poco mejor. Así pues, me propuse ir a la entrevista de una manera correcta pero sin "venderme", es decir, sin enfatizar en lo estupendamente bien que se me da manejar Windows y hablar en inglés, lo mucho que disfruto trabajando en equipo, o la tremenda ilusión que me haría formar parte de la plantilla de la empresa. Ni siquiera pensé demasiado en la ropa que iba a llevar a la entrevista; me puse la primera blusa que encontré y un pantalón de lino. Tampoco me preocupé de pintarme ni la raya del ojo, y con el viento que hacía, mi pelo hubiese estado un poco más presentable recogido. En fin, que más que a una entrevista, parecía que salía a cenar con alguna amiga. Iba "arreglá pero informal". Mi oscura intención era la de dar motivos al entrevistador para no aceptarme, y así esperar a que surgiera un trabajo más interesante sin peder el paro.
Cuando llegué a la oficina, me recibió la secretaria del jefe, que me hizo esperar unos minutos. No recuerdo haber estado más relajada en los momentos previos a una entrevista (¡...lo que hace la falta de ilusión...!). A continuación, me indicó que podía pasar al despacho. Allí me recibió un portento de unos 35 años, con un traje y un corte de pelo impecables. Me saludó amablemente y empezó a explicarme los entresijos del puesto a cubrir. Mientras hablaba, yo no podía dejar de pensar que era el chico más guapo que había visto en la ciudad en meses, quizás años. Alto, moreno y con ojos de color azul marino.
Quienes lleváis tiempo leyendo mi blog sabéis que
para mí no es fácil encontrar hombres que me resulten atractivos. Éste lo era, y mucho.
Y allí estaba yo, oyéndole casi sin escucharle, mirándole medio embobada y comprobando si llevaba anillos que delatasen su estado civil (esto me pasa por ver "Sexo en Nueva York"...).
¡Tengo que encontrarme con alguien así justamente en la entrevista a la que he acudido de la manera más informal y despreocupada! Pero lo más curioso es que creo que me va a ofrecer el puesto.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Fantasmas en el armario

Una vez, hace varios años, tuve un compañero de trabajo con el que establecí una relación de... ¿complicidad? tal, que el resto de los empleados estaban convencidos de que entre nosotros había algo más. Lo cierto es que a mí él me encantaba, y percibía lo mismo por su parte (era una de esas situaciones en las que 'sabemos' que somos correspondidos). Sin embargo ninguno de los dos dio un paso más allá del flirteo.
Cuando dejé la empresa, intenté averiguar si nuestra relación especial se limitaba a la oficina, o si en efecto, había posibilidades de llevarla fuera de ella. Por timidez, no fuí capaz de hablar cara a cara con él, y me escudé en el correo electrónico. Pese a los varios (y a veces patéticos) intentos, nunca recibí una respuesta suya. Eso me decepcionó bastante, sobre todo porque él no es una persona tímida, precisamente (¿o quizás sí?).
Durante un par de años él me incluyó entre los destinatarios de esos correos-chorrada que se suelen enviar a un montón de contactos; a eso se redujo nuestra relación. Ha pasado más de un año desde el último contacto que tuve con él.
Hace un par de días, buscando gente conocida en Facebook, se me ocurrió probar a poner el correo electrónico de su hermana, a quien no conozco, para ver si ella estaba. Fue por simple curiosidad. Lo que yo no sabía es que si la persona está registrada, Facebook envía automáticamente una solicitud de amistad. Me quedé helada.
A las pocas horas, tenía un mensaje de ella preguntándome quién era yo.
Si hubiésemos estado en invierno, me habría ahorrado la calefacción para el resto del día, porque con el corte que estaba pasando, mi temperatura corporal subió varios grados.
Le respondí que era una antigua compañera de trabajo de su hermano, y que "había confundido" el correo electrónico de ella con el de él (ella utiliza su apellido). Ella contestó amablemente que su hermano no está registrado en Facebook y me preguntó si yo aún vivía en Andalucía.
A partir de aquí, no sé qué pasará. Lo que debería hacer es olvidar el incidente, pero como no podía ser de otra manera, ya estoy dándole vueltas a las posibilidades que pueden surgir. ¿Le contará ella lo que ha sucedido? ¿Retomaremos el contacto? ¿Continuarán las cosas como hasta ahora?

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

El meme feliz

De nuevo me encuentro nominada para realizar un meme. En esta ocasión, Tincho me pide que enumere 14 cosas que me hacen feliz. Casi na! Bueno, allá voy:

  • Los saludos efusivos de mi perro
  • Leer un libro que enganche o ver una buena película (sobre todo en el cine)
  • El primer día soleado después de muchos nublados
  • Abrir el buzón y encontrarme con correspondencia para mí (que no sea del banco, claro)
  • Que me dén la razón (para qué engañarnos, me encanta tener razón y que otros lo reconozcan)
  • Mis olores favoritos. (Qué gusto ir por la calle y que de repente llegue el aroma de un obrador, o entrar en una librería y que huela a libros nuevos...)
  • Que me toquen el pelo
  • Los masajes en la espalda
  • Los regalos sorpresa
  • Contemplar el mar (y si la playa está desierta, mejor)
  • Los buenos compañeros de viaje
  • Que mi segunda familia irlandesa me llame "love"
  • Resolver un problema sin ayuda de nadie
  • Darme cuenta de que - hasta la fecha - carezco de problemas serios de salud y tengo dos brazos, dos manos, dos pies, 20 dedos...

Como no me gusta nominar a otras personas, a quien le apetezca continuar el meme, es libre de hacerlo. Por cierto, ¿sabéis que a pesar de lo complicado que parece, al final acabas dejándote cosas en el tintero?

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS