RSS

Sorpresa agridulce

Gracias a Facebook, acabo de reencontrarme (de momento sólo cibernéticamente) con una de mis amigas del alma de los tiempos de la EGB *. Hace casi 20 años que no sabíamos la una de la otra, y por lo poquito que hemos hablado, existen muchas probabilidades de localizar a otra de las niñas de la pandilla.
Estoy muy contenta por la sorpresa, pero a la vez, saber de su vida, saber que trabaja y que tiene su propia familia, ha supuesto un recordatorio de todo lo que yo no soy capaz de conseguir, y sobre todo, de la gran indecisión que arrastro desde hace años.

El día que supe que mi amigo Finn había conseguido un merecido y curradísimo
ascenso, sentí algo parecido. Me alegré sinceramente por él, y sin embargo no podía dejar de pensar que a mí jamás me sucederá algo así de estupendo. Creo que para hacer que pasen cosas, hay que marcarse un camino y unos objetivos, y hay que pelear por ello. ¿Pero qué pasa con quienes ni siquiera terminamos de encontrar un camino? Con quienes no somos capaces de encontrar una motivación lo suficientemente fuerte como para animarnos a luchar por algo?
Me detesto por no limitarme a sentir alegría, por observar la felicidad ajena con cierta envidia (digo "cierta", porque en el fondo sé que casi nadie es totalmente feliz, y eso, de alguna manera me consuela. ¿No es terrible pensar así? ). ¿Es mucho pedir encontrar una lucecilla que me guíe?.

*(Nota para los lectores menores de 23 años: La EGB era un sistema educativo anterior a 1990, que utilizaba libros con más texto que dibujitos, y que te obligaba a estudiar y a aprobar todas las asignaturas para pasar de curso).
:-D

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

8 mensajitos al respecto:

sisifosehaceviejo dijo...

Creo que te comprendo bastante bien, aunque no porque a mí me falten motivaciones potentes, sino porque me sobra desmotivación, o motivación inversa o como quieras llamarlo.
Bienvenida al club.

^____^ dijo...

que bueno que es facebook, yo hago más vida por éste que no por el blog, el hecho de poder tener una red privada y encontrar a gente que conoces es sencillamente fantástico.

Orleans dijo...

Tienes tanta razon en todo lo que dices,querida pampis!Siempre es una alegría retomar,pero es dificil asimilar que la otra persona ha seguido unas metas que tú hubieras deseado o que eran politicamente correctas y a las que tú ni tan siquiera te has acercado..que da cierta pereza quedar.De qué me suena la sonata?

Caos dijo...

Los demás casi siempre nos parecen más, más felices, más realizados, más alegres... Pero si miramos bien a nuestro alrededor, aunque no hayamos conseguido todo lo que nos propusimos, seguro que no está tan mal.

Bss

Katai dijo...

Algunos encontramos ese camino mas tarde de lo que nos hubiese gustado, pero no por ello vamos a ser menos felices, cuando encuentres tu camino te daras cuenta de que todo lo que has pasado ha valido la pena para llegar a donde te tiene deparado el futuro.
No desesperes y vive la vida que son dos dias, cuando menos te des cuenta estaras en el mejor camino que puedas haber deseado.

Manzana de caramelo dijo...

Eso me ocurrio a mi hace poco con el Tuenti, aunque bueno no hace 20 años...hacia 10 que no son pocos!!

Besitos de caramelo!

Nxo dijo...

Facebook te da sorpresas, normalmente buenas.
Más que lamentarte por no alegrarte, hay que tomar a esa gente como referencia, pero no porque tengas que hacer lo mismo, simplemente porque han conseguido lo que querían.

Ingrid dijo...

Aish, pampanitos, tendremos que pedir prestada la brújula ya que no sabemos donde encontrarla