RSS

Click!

Me encantaría retratar a mucha de la gente con la que me cruzo por la calle, cantidad de escenas cotidianas que llaman mi atención. En páginas como Flickr se pueden contemplar multitud de "robados" estupendos, cuyo único y gran atractivo es la espontaneidad del momento.
Intenté lanzarme a la tarea esta misma mañana, y, si ya de por sí me da mucho corte que me vean fotografiando cualquier otra cosa, eso de apuntar a las personas resulta mucho más complicado de lo que parece. Ya cuando disparas a un objeto inanimado, todo el mundo observa la cámara como si nunca hubiesen visto una en su vida. Claro que, sucede lo mismo cuando alguien hace cosas tan triviales como comer o sacar un pañuelo mientras caminas por la calle. Haced la prueba y veréis cómo docenas de pares de ojos se posan en vosotros.
Si tu intención es la de fotografiar a desconocidos, te encuentras con el problema añadido de molestar, o incluso cabrear a tus objetivos. Y ya no digamos si hay niños dentro del campo de acción.
Esta mañana me encontraba en el parque, y me moría de ganas de disparar (con la cámara, se entiende) a los ancianos, padres, madres, jóvenes y niños que iban y venían. Se me ocurrió apoyar la cámara en el regazo, medio escondida para poder disparar disimuladamente, pero obviamente sin poder comprobar el encuadre en esa postura. A pesar de mis precauciones, dos mujeres se dieron cuenta de lo que estaba haciendo, y se mantuvieron a cierta distancia de mí, observándome durante unos minutos (imagino que esperarían para comprobar si era una pervertida o no). Muerta de la vergüenza, me levanté y me puse a caminar con la cámara semi oculta en mis manos, disparando a destajo. El resultado, como no podía ser de otra manera, fue desastroso. En casi todas aparecen mis dedos tapando la escena, en otras las imágenes están desenfocadas, y en algunas sólo se ve el cielo, el suelo, las ramas de algún árbol, o parte de mis zapatillas.
Creo que la clave para hacer fotos llenas de espontaneidad a los desconocidos está en echarle valor, sacar la cámara sin reparos y disparar, ateniéndote a las posibles consecuencias. ¿Estoy preparada para lanzarme a hacer algo así? Definitivamente no. ¿Voy a continuar intentándolo? Por supuesto.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

9 mensajitos al respecto:

Irene Jansen dijo...

Casualmente estaba yo pensando que quiero comprarme una cámara más pequeña, para llevarla siempre en el bolso y hacer más fotos. Espero que lo logres algún día, y que tal vez compartas con nosotros una de esas fotos.

kpa dijo...

hay que echarle morro y que piensen lo que quieran,por supuesto sin faltar...
prueba comiendo en un restraurante ,apoyando los hombros encima de la mesa...haciendo la despistada

Kalikrates dijo...

Uno de los trucos, sencillo con una cámara digital, es dejar el sujeto enfocado pero fuera del lugar donde apuntas. Luego hay que recortarlo en el ordenador.
Lo que ya has probado, disparar sin echarte la cámara a la cara, requiere cierta práctica, ensaya.
El otro truco es el que propone kpa, echarle morro. La mayoría de las veces el sujeto no te dirá nada, sobre todo si estás a una distancia prudencial, que no le agobie, o si le sonríes cuando vayas a pulsar el obturador.
Y claro, que la imagen final sea buena, no como las mias. Las fotos tuyas que he visto hasta ahora son bastante acertadas, a ver si consigues que las que ahora estás intentando tengan la misma calidad.

Orleans dijo...

Otra sugerencia sería disfrazarte de fotógrafa de principios de siglo,y así como el que no quiere la cosa..lanzarte,como si de un mimo se tratara,sobre todos los objetivos deseados..hala!!parece que no,pero el hecho de ponerse unos atuendos estrafalarios y tal,hace que nos parapetemos tras el personaje que no somos,y nos lancemos a aventura.Pruébalo..;)

finnegan bell dijo...

para esos robados es estupendo tener una cámara con un buen zoom. se pueden hacer fotos estupendas desde la distancia. yo hago robados de esos de vez en cuando, llenos de momentos espontáneos, y a veces el resultado es bellísimo.

y otras veces son fotos que, cuando las pasas al ordenador, acaban en la papelera del reciclaje.

en cuanto a los niños, intento jamás fotografiar a niños que no sean mis hijos o los hijos de mis amigos (previa autorización, claro), porque prefiero prevenir y no quiero problemas con los padres.

flightless bird dijo...

Lo conseguirás si sigues teniendo ese entusiasmo en ello :)
Encontré tu blog de casualidad, me gustó... y comenté! ^^

Nadia dijo...

Jajaja.. a mi me pasa lo mismo, pero eso es timidez, yo creo que si lo haces con descaro no te pasaría nada. Ánimo!

Pampanitos Verdes dijo...

Gracias a tod@s por los ánimos y consejos!

Raúl dijo...

No tienes que tener miedo, enfoca sin miedo, son personas no ogros. En caso de que se molesten borras la foto y ya está. Tienes que lanzar las fotos con la misma espontaneidad que ellos posan, sin pensarlo. Me alegro que te guste la fotografia, yo soy un apasionado. Te dejo mi web por si quieres darle un vistazo. http://www.flickr.com/photos/rcmontano