RSS

Desocupadísima

Vengo observando a algunas personas de mi entorno (en concreto me vienen 3 a la mente) que han adoptado la coletilla "estoy ocupadísim@ para dedicarme a esas cosas" cada vez que la conversación gira en torno a algún tipo de pasatiempo o de actividad de ocio. Y aunque puedo comprender que cada uno tiene - tenemos - obligaciones que ocupan parte de nuestro día, es el tono empleado en la frase lo que me deja con una sensación de menosprecio (sustituyamos "cosas" por "idioteces", pues estoy segura de que ese es el término que en realidad querrían haber empleado). 
Me consta que estas 3 personas en concreto disponen del mismo tiempo libre que cualquier mortal con una vida ordinaria, así que me pregunto si será una forma de intentar demostrar algún tipo de superioridad (intelectual, supongo) sobre quienes nos entretenemos, por ejemplo, saliendo a dar un paseo sin rumbo fijo o haciendo limpieza de música en el mp3.
Como no debería dejar que estos comentarios me ofendiesen, he desarrollado una táctica de contraataque, contestando: "Pues yo tengo la suerte de disponer de bastante tiempo libre, y me encanta". Y en el fondo es cierto: tengo bastantes horas a mi disposición para pensar o desconectar, para hacer cosas interesantes o absurdas, para aprovechar y desaprovechar el día. 
Ésta no va a ser una situación permanente (a no ser, claro, que me toque una buena millonada en la lotería y pueda pagar para que otros se ocupen de mis futuras responsabilidades), así que pienso disfrutarla al máximo mientras dure. ¿Cuántos pueden decir lo mismo?

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Serán mis hormonitas...

Sí, sí, esto de estar embarazada es muy bonito (o eso dicen, porque yo hasta la fecha continúo sintiéndome pachucha y con la energía de una octogenaria y no veo la parte glamourosa de esto) pero, de verdad... me sobra toda la cursilería que nos rodea a las que estamos en mi situación.
Definitivamente, el grado de ñoñería que provoca una embarazada en algunas personas es directamente proporcional al tamaño de su barriga. Y no digamos en el tema de las tiendas especializadas, donde, si no hablas utilizando el mayor número de diminutivos posibles por frase, te miran como si  tuvieses dos cabezas.
Señorita dependienta, yo no busco un pantaloncito fresquito para el veranito que me sujete la barriguita, sino un pantalón cómodo, que no vaya a estallar por las costuras en meses venideros cuando me siente porque la hinchazón de tobillos o las ganas de soltar gases me dejen agotada. 
Señorita matrona, ni El Irlandés ni yo somos Daddy y Mummy (al menos los tuyos). Tenemos nombres propios; los tienes ahí, anotados en la ficha.
Y amigas de mi madre: no soy "Barrigota". Sigo llamándome como de costumbre.
Si es que parece que una va a tener un repollo con lazo en vez de una criatura...

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS