RSS

Conflicto

Ha sido hace algunos días que, pillándome completamente desprevenida, he empezado a sentir por primera vez hacia los bebés lo que desde siempre he sentido por los perros: una mezcla de empatía y de instinto de protección. Algo completamente nuevo para mí, ya que en general los niños me gustan por un período no superior al de un cuarto de hora. 
Empezaba a tener la esperanza de que eso cambiaría, de que ya no tendría que sentirme tan culpable cada vez que admito en voz alta mi absoluta preferencia por los perros. Y, más importante aún, se despejaban mis dudas acerca de mi actitud hacia mi propio futuro bebé, ya que ronda en mi cabeza la posibilidad (y el temor) de que mi instinto maternal no se manifieste nunca.
Pues bien, ha hecho falta pasar una tarde a cargo de un niño de 6 años y su hermanita, una bebé de un año, para que mis miedos vuelvan a la carga. El niño, que padece autismo con un retraso mental moderado, no ha recibido una disciplina mínima por parte de sus padres, que viven prácticamente desentendidos de él, y jamás han movido un dedo por intentar mejorar su condición o averiguar más sobre ella. Así, se está volviendo agresivo hacia los demás (incluyendo su hermana), y además destroza todo lo que tiene a su alcance. 
No soy la persona más indicada para cuidar de estos niños, pero las circunstancias me obligaron a ello. Y llegó un momento en el que me faltó muy poco para elegir entre salir corriendo por la puerta, darle un buen par de azotes al niño o echarme a llorar directamente.
Si en tres o cuatro horas no sólo no he sido capaz de manejar la situación sin estresarme, sino que han bastado para declararme de nuevo "anti-niños", ¿qué clase de madre voy a ser cuando llegue mi turno?

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

5 mensajitos al respecto:

Jac dijo...

cuando le veas la cara al tuyo me lo cuentas otra vez...
ánimo

besos

Manzana de caramelo dijo...

Es dificil hacerse cargo los hijos de los demas, a mi tampoco me entusiasman los niños, se que algun dia los tendre, y lo hare lo mejor que pueda, pero los hijos de los demas no te respetan como te respetarian los tuyos, ademas si sus propios padres no saben imponerse cuando es debido, a ti te tomaran por el pito del sereno... de todas formas, no te agobies mujer, un niño autista es complicado de manejar.

Cuando llegue tu turno, querras a tus hijos, igual que querre yo a los mios, no te preocupes por eso ahora, ya lo veras.

besitos de caramelo, y disfruta antes de tenerte que levantarte a las 4 de la mañana porque el crio llore jajaj

Gert Forsström dijo...

Que hay problemas tener un hijo con autismo lo sé porque la hija de mi mujer tiene un niño con autismo; no habla aunque tenga 11 años y tiene un temperamento terrible.

¡Un blog muy bueno! Me ha gustado mucho. Yo tengo un podcast en esta dirección donde hablo de Suecia y mi vida alli: http://turbeng.wordpress.com/

Ingrid dijo...

Ai guapa! no te preocupes, a mi tampoco se me cae la baba con los niños y a mi madre tampoco pero ella conmigo siempre ha sido hipercariñosa y hiper protectora.
Creo que el famoso instinto maternal nos saldrá solo.
un besote

Nereida dijo...

Genial blog ante todo. Me apunto a seguirte.

Seguro que cuando tengas niños te sale la vena maternal y eres más madraza que nadie. No lo dudes ni por un momento.
Yo tampoco tengo ese instinto aún, pero en algún momento saldrá.